Tag: Terrorismo Patronal

#AK71 ¡TODOS A LA CALLE!

A la puta calle/ banqueros, políticos, científicos,/jueces, consejeros, asesores, psiquiatras,/
ahora os toca a vosotros salir a la calle/ a los barrios, a los parques/ a los pueblos, a los campos/
a pie, en autobús, en metro/ en trenes regionales, en coche de línea o en bicicleta/ a la puta calle/……

#AK68 ¡BAKUNÍNZATE! La lucha es nuestra vacuna

Si algo estamos viendo con esta Plandemia es un deterioro y precarización mayúscula en las condiciones del trabajo. Empresas que están aprovechando la situación para recortar plantillas y también poner en la calle a esos trabajadores y trabajadoras que no se achantan por muy chulos que se pongan empresaurios, gerentes o dirigentes de sindicatos verticales (ojete al coco).

#AK 67 ¡Oh, las armas de Brixton!

Cuando pateen tu puerta principal, ¿cómo vas a venir? Con las manos en la cabeza o en el gatillo de la pistola. Cuando la ley entre en vigor, ¿cómo vas a ir? Derribalado en el pavimento o esperando en el corredor de la muerte. Puedes aplastarnos, puedes herirnos Pero tendrás que responder a las armas de Brixton The Guns of Brixton The Clash

AK 59 ¡KE NO TE ENFERMEN LOS MASSMIERDA!

¿Cómo se puede mantener la epidemia para justificar y legitimar el golpe de estado sanitario moderno llevado a cabo con medios altamente tecnológicos de condicionamiento psicológico, si no es mediante una política médica medieval? Porque la actual crisis sanitaria es sobre todo una crisis del sistema de salud, incapaz de gestionar una simple epidemia de gripe por falta de medios médicos y de material sanitario sacrificado en el altar del capital.

AK 49 Al PUEBLO le tapan la boca

El grado de depauperación y obediencia social es alarmante. ¿A quién apelar? ¿Con quién marchar? Desobedecer, desobedecer, desobedecer en la confianza de encontrarnos con un pensamiento critico contra todo tipo de imposiciones: mascarillas, distancias sociales, horarios etc… ¡qué vergüenza!

AK 34 Hoy me pongo la kaputxa

Hoy me pongo la kaputxa porque estoy con la lucha. No puede ser de otra manera cuando nos llegan los ecos de la revuelta global, cuando vemos a diario como miles de trabajadorxs se plantan en los tajos porque las relaciones laborales son propias de un infierno, un inframundo laboral.