Esta entrevista telefónica realizada a Antonio Abad (ASISTI) y Amadou Doumbia (Colectivo de Trabajadores Africanos) nos acerca a la situación de los campamentos de migrantes en la frontera sur peninsular, en este caso, los campamentos situados en las periferias de Lepe (Huelva).

Gran parte de la población que habita en los campamentos vive de los trabajos del campo y con esta crisis pandemica, donde su acceso al agua es muy limitado y sin información sobre la situación por la falta de medios de comunicación y electricidad, los convierte en una población con un alto nivel de riesgo.

¿Cómo se está viviendo la situación del estado de alarma en los asentamientos?

(Antonio) Pues la verdad es que aquí, desde que se ha decretado el estado de alerta no ha cambiado la situación para nada, es decir, ni para bien ni para mal. Aquí la situación sigue siendo la misma, no se han aplicado ningún tipo de medidas de apoyo, preventivas, ni nada. Las condiciones siguen siendo las mismas, a pesar de que como todos sabemos, se proclamaron una serie de medidas como el acceso al agua, pero aquí nada.

Mas bien, si que se están aplicando las medidas restrictivas que conlleva el confinamiento domiciliario. Pero a las personas que viven en las chabolas les resulta muy difícil quedarse en “casa” si no tienen recursos para hacer una compra de comida para varios días, ni tampoco tienen frigoríficos para poder conservar estos alimentos.

Ya estamos viendo que está multando a gente en la calle.

¿ De cuanta gente estamos hablando que pueden encontrarse ahora mismo en los asentamientos?

(Antonio) En la provincia de Huelva en total es difícil decir un numero, pero yo creo que no hablamos de menos de 3000 o 4000 personas.

Hemos visto en algún medio que la UME había llegado a los asentamientos ¿es verdad esto? Si es así, ¿qué labores estarían desarrollando?

(Antonio) La UME estuvo aquí el jueves pasado. Yo hablé personalmente con ellos y me trasladaron que las instrucciones que traían era la de realizar labores informativas. Es decir, traían unas grabaciones en varios idiomas y unos vehículos con megafonía desde los que fueron difundiendo unos mensajes en varios idiomas advirtiendo sobre las restricciones en cuanto a las salidas de casa y este tipo de cuestiones. Esas eran las instrucciones que traían por el momento. Lo que hicieron fue un poco colaborar con las fuerzas de seguridad del estado en la realización de esas tareas informativas. Por parte de la UME, que yo sepa, aquí no se realizó ningún tipo de tarea de desinfección ni nada. Parece ser que en algún asentamiento, creo que en Palos, desinfectaron. Pero aquí en Lepe no han hecho nada de eso. Como te digo, esto fue el jueves, puntualmente, y desde entonces no se les ha vuelto a ver por aquí.

Según tenemos entendido, en Lepe existe un comedor social ¿sigue funcionando?

(Amadou) Aquí en Lepe hay un comedor social, pero no está abierto todos los días, solamente tres días a la semana. Abre los lunes, miércoles y viernes. Hay mucha gente sin papeles y que no puede trabajar, y ahora no pueden salir de la casa, por lo que el resto de días que no está abierto ¿que van a comer?. Esta es la situación.

– En muchos lugares el trabajo se ha paralizado ¿como está funcionando esto ahí?

(Amadou) En los campos se sigue trabajando. El problema es que la mayoría de gente que está viviendo en los asentamientos no tiene papeles, entonces ellos no están trabajando, ese es el problema.

De momento el campo va funcionando. Aquí ha pegado un bajón el precio de la fresa pero bueno, de momento ellos siguen trabajando.

Y el tema de que no puede haber aglomeraciones de gente, o caminar en grupo y este tipo de medidas, esto es bastante difícil de aplicar ahí, ¿no? Tanto en los propios desplazamientos a los tajos, en los que tenéis que compartir vehículo, o mismamente el hecho de no poder caminar juntos, ¿imagino que esto se hará bastante complejo ahí.

  • (Amadou) La verdad es que eso no lo está aplicando nadie. Porque, para empezar, no hay ni mascarillas ni guantes, no encontrarás en los asentamientos a nadie con ellos. De momento no hay para comprarlas en ningún sitio, y no hemos tenido ninguna ayuda de nadie que nos los proporcionen. Por lo que todo sigue igual que estaba, no ha habido ningún cambio.

(Antonio) Respecto al tema de los vehículos, ahora lo que está pasando es que las empresas emiten un documento a cada trabajador que tienen dado de alta constatando que trabaja en su empresa para que se puedan desplazar de casa al trabajo y del trabajo a casa. El problema es que aquí hay mucha gente trabajando sin contrato, y a ellos la empresa no les puede emitir ningún documento. Ya se ha dado casos de algunas de estas personas, que no pueden quedarse sin trabajar, que han sido multados por la Guardia Civil camino del trabajo. Este es otro de los problemas que se están dando.

Ademas de esto, en relación a las normas de restricción del numero de personas por vehículo, esto también impide a muchas personas que puedan desplazarse a los tajos a trabajar, independientemente de que tenga o no papeles, ya que la forma de desplazarse que siempre han tenido es compartiendo estos pocos vehículos.

La situación es muy compleja, y desde ningún sector se tiene en cuenta este nivel de complejidad de la cotidianidad de estas personas, en la situación que están y con las condiciones que hay en las chabolas. Nosotros estamos intentando difundir y por todos los medios de los que disponemos, y todo el mundo va escurriendo el bulto.

– La relación con la gente del pueblo, si antes era difícil, ¿entiendo que quizás pueda serlo aun mas ahora? ¿hay mayor distanciamiento?

(Antonio) Lo que ocurre es que los habitantes del pueblo están respetando el confinamiento, por lo que la mayoría de la gente que se ve por la calle son migrantes. Desde algún sector de la población se está recalcando esto, que los migrantes no están respetando las normas de confinamiento. Pero hay que tener en cuenta las condiciones en las que está cada uno…

– Desde el Colectivo de Trabajadores Africanos ¿se están llevando peticiones concretas a quien corresponda? Es decir ¿cuales son sus demandas para poder sobrellevar esta situación?

(Antonio) Desde el colectivo de trabajadores lo primero que hemos reclamado, ya que parece imposible conseguir un alojamiento digno para estas personas para sacarlos de las chabolas y dada la gravedad a nivel sanitario que conlleva esta situación, lo que estamos pidiendo es que se mejoren las condiciones en los asentamientos, que se les proporciones un punto de agua donde puedan lavarse las manos y asearse, que se les proporcione comida, etc.

Hay asentamientos que tienen las redes de abastecimiento y saneamiento a 25m-50 metros. Eso es algo que la UME podría resolver en una mañana, es algo que si hubiese voluntad se podría haber solucionado el primer día de la alerta.

Ademas, entendemos que se trata de algo que no solo beneficia a las personas que se encuentran en los asentamientos, sino que es una cosa que debería hacerse por el bien común. Ya que hasta el momento no se ha dado ningún caso que conozcamos, pero si aquí en estas condiciones de insalubridad se diera algún contagio por Coronavirus, la propagación sería tremenda. Desde ningún punto de vista se está teniendo en cuenta esto, y nos parece tremendo.

Otra medida que parece que se podía aplicar para sacar a la gente de aquí pues…este año con las restricciones en la frontera no están pudiendo llegar las mujeres contratadas en origen, los reemplazos que estaba previsto que viniesen para estas fechas no pueden venir. Hay muchos alojamientos vacíos destinados a estas mujeres, a las que la ley obliga a los empresarios a proporcionarles alojamiento. Ahora hay un montón de alojamientos vacíos en los campos. Lo que pedimos es que a esta gente se le ofrezca trabajo en estos campos. De hecho, ya hemos estado en un plan por el que se han realizado mas de 100 contrataciones. El problema es que, hasta ahora, para hacerlo legalmente tiene que ser solamente gente que tenga permiso de trabajo y residencia, y hay mucha gente en situación irregular, es decir, gente que no tiene papeles.

Lo que estamos pidiendo, ademas, es que ahora con la situación de alarma el gobierno tiene mucha mas facilidad para llevar a cabo medidas especiales, por lo que podrían hacer una regularización aunque sea temporal de estas personas, y que también pudiera beneficiar a los empresarios en el sentido de que tienen esa mano de obra que necesitan.

Pero aquí la falta de voluntad es absoluta. Todas estas peticiones las hemos ido haciendo desde el día que se decretó el estado de alerta hasta el día de hoy. Se las hemos hecho llegar a la Subdelegan del Gobierno, hemos enviado una carta al Ministerio de Sanidad, y estamos intentando hacerlo llegar a todas las administraciones. A través de algunos partidos políticos y sindicatos nos consta que estas peticiones se les ha hecho llegar a las administraciones locales, Subdelegacione del Gobierno, incluso mas arriba. Pero por el momento no hay ningun tipo de respuesta.

– Para la gente a la que pueda llegar esta entrevista ¿qué creéis que podemos hacer desde fuera?¿qué os facilitaría ahí un poco la situación?

Nos facilitaría poder difundir lo máximo posible, y en la medida que cada uno pueda, intentar hacer llegar a las administraciones y al gobierno la situación que estamos viviendo aquí. Porque desde el primer día hemos escuchado en declaraciones en televisión al presidente y vicepresidente del gobierno que nadie se iba a quedar sin apoyo, que nadie se iba a quedar desatendido, y estamos ya en el día 11 de la alerta y aquí no ha llegado, como estamos diciendo, ningún tipo de medida. Entonces, ya sabemos que se desconoce la situación que se está viviendo aquí por parte del gobierno, o no sabemos que es lo que está ocurriendo.

Hay que difundir, hay que difundir la situación que estamos viviendo aquí, y a ver si alguien se mueve. No nos parece tan complicado. Creemos que la UME tiene los recursos, y creemos que se podrían aplicar algunas de estas medidas de forma rápida.

Aquí hay mujeres y niños en los asentamiento, y estamos pidiendo que al menos a estos se les proporcione un alojamiento. Se podría llegar a algún tipo de convenio con establecimientos hoteleros o habilitar alguna de las instalaciones municipales como polideportivo o similar. Pero de momento nada, ni mujeres, ni niños,ni nada.

Seguimos como siempre, siendo los invisibles y los que a nadie les importa mas allá de lo que es el trabajo, es decir, gente que va a trabajar y luego como si no existiera.

– A nivel de ánimo, miedos, etc …Estamos viendo como la gente está entrando en pánico….¿como os encontráis? Nos decís que en los asentamientos la situación se está viviendo completamente desde la normalidad

(Amadou) Normal. Porque ellos no ven la información, no hay luz, no hay tele, no hay nada…Entonces ellos no ven lo que está pasando en el país. Por eso no hay tanto miedo y ellos llevan la vida normal. Preguntan, pero no les llega información. Para cargar el móvil tienen que ir al pueblo, y algunos hablan con su familia. Lo que sí sé es que como caiga uno aquí, caeremos todos. Apaga y vamonos…