Para nadie es un misterio que la muerte ronda las ciudades fronterizas entre M?xico y Estados Unidos. Ciudades de paso de emigrantes latinos hacia el sue?o americano son testigos de seres humanos que mueren cruzando la frontera. Pero en una de estas ciudades no es necesario cruzar la frontera para que la sombra de la muerte persiga a los habitantes, y en especial a sus mujeres j?venes. Este lugar es Ciudad Ju?rez, en el estado norte?o de Chihuahua, M?xico.

(leer mas….)

…..Desde hace 10 a?os la desaparici?n y asesinato de mujeres en Ciudad Ju?rez ha provocado una preocupaci?n creciente en la sociedad, tanto del estado como a nivel nacional. No es para menos. Seg?n organizaciones no gubernamentales en una d?cada se han producido m?s de 350 asesinatos y el n?mero de desaparecidas se eleva a cerca de 400.

…..Estas cifras discrepan de aqu?llas presentadas por las autoridades quienes confirman cien asesinatos menos y un total de 70 desaparecidas. ?Por qu? los encargados de impartir justicia intentan, por regla general, minimizar las dimensiones de esta ola de criminalidad? ?Se pretende ocultar el grado de impunidad que impera en la resoluci?n de estos delitos?

…..El asunto ha tomado ya dimensiones internacionales gracias a la voz de Amnist?a Internacional (A. I.). Despu?s de un a?o de investigaciones sobre los diversos casos de asesinatos y desapariciones, este organismo no gubernamental los ha proyectado a los medios de comunicaci?n mundiales. Los resultados de la investigaci?n de A. I. tienen como base los seguimientos propios que distintas organizaciones locales han llevado a cabo sobre los casos.

?

?

?im1_041.jpg

…..?Ser mujer, joven, bonita y pobre es convertirse en blanco de los asesinos de Chihuahua? se?al? en cierta ocasi?n Norma Ledesma, portavoz de la organizaci?n ?Justicia para nuestras hijas?, cuya hija, de 16 a?os, fue asesinada en la capital del estado el a?o pasado.

…..El ?ser mujer? fue uno de los elementos en los que A. I. puso m?s ?nfasis. Su informe sentenciaba: ?La respuesta de las autoridades los ?ltimos diez a?os ha sido tratar los diferentes cr?menes como violencia com?n en el ?mbito privado, sin reconocer la existencia de un patr?n de violencia persistente contra la mujer que tiene ra?ces m?s profundas basadas en la discriminaci?n?.

…..El an?lisis de A. I. tiene, en este sentido, un impacto innegable. Pregunt?monos por un momento: ?qu? hubiera pasado si cad?veres de hombres comenzaran a aparecer en los desiertos chihuahuenses sin un v?nculo evidente con el ajuste de cuentas entre narcotraficantes? ?Ver?amos a las autoridades moverse con mayor eficiencia y de manera expedita? Es verdad que no podemos responder con certeza a esta pregunta, pero lo cierto es que reducir estos cr?menes al ??mbito privado? y bajo esta ?ptica encontrarle una soluci?n ayuda de poco.

?

…..En el Distrito Federal, por ejemplo, hay m?s asesinatos de mujeres que en Ciudad Ju?rez. Del a?o 2001 al mes de mayo de 2003 se han cometido 251 homicidios en contra de mujeres. En el mismo lapso en la fronteriza ciudad el n?mero de asesinados fue de 47. La comparaci?n no parece v?lida en un sentido: el n?mero de habitantes no es comparable. Aun as? la cantidad de casos en la capital de la Rep?blica es bastante elevado. ?Por qu? entonces el DF no es objeto de investigaciones como el que realiz? A. I. sobre el asesinato de mujeres? La mayor?a de estos cr?menes son fortuitos o pasionales: la muerte se presenta por ri?as callejeras, asaltos o infidelidades.

…..En estos ?ltimos diez a?os varios hombres han acabado en la c?rcel acusados de ser los culpables de asesinatos a mujeres. Sin embargo, los cr?menes contin?an. Se habla, como causas de estas muertes, de ritos narcosat?nicos, tr?ficos de ?rganos y hasta de pr?cticas snuff.

…..Reconocer que los cr?menes ocurridos en Ciudad Ju?rez en contra de las mujeres tienen ra?ces en la discriminaci?n como lo afirma A. I. es dar un buen paso no s?lo en la b?squeda de los culpables sino tambi?n, en el cambio de una cultura de las relaciones de los hombres y las mujeres, y de entre ?stas y la sociedad.

Comments are closed.