TAREA VECINAL

2007/02/03

TAREA VECINAL

Desarrollar y coordinar una tarea vecinal en lucha, por unas condiciones de vida dignas en cuanto a salud, vivienda, trabajo, alimentaci?n, integraci?n en y cuidado del medio ambiente, es tarea dif?cil. Son muchos los problemas acumulados y las salidas que se exponen desde nuestro sistema de vida nos condenan a mas y mas destrucci?n de la tierra que vivimos. Si el vertedero? de San Marcos ha explotado, las soluciones que nos imponen traen mayor desolaci?n….Esto es lo que est? posibilitando que nos juntemos. Cada vez las condiciones de vida son menos condiciones de vida y mas de muerte. Hay algo que empezamos a identificar, ?no? sabemos por donde pero intuimos el desastre. Y haz caso al instinto o te suceder? como a tanta gente que quedo sumergida bajo el tsunami.

Podemos observar desperfectos por todos los barrios, abandonos, ocupaciones por obras que no cesan y a un ayuntamiento que se pasea como benefactor de nuestras vidas, ultrajadas por aquello que se nos presenta como su progreso.

Pues bien, ellos nuestros pol?ticos de a pie, del pueblo tienen que ser nuestro objetivo al cual dirigirnos y generar un contrapoder que haga subir nuestras propuestas frente a las imposiciones que vienen de arriba para que no pase que Agustinas despu?s de soportar un expolio de su patrimonio natural y cultural deba soportar a?n mas con las obras del segundo cintur?n, mas tr?ficos cautivos, etc. Galtararaborda, Beraun … todav?a soportando en primera linea las inmundicias del vertedero, y todav?a ver?n enfrente obras sin igual derivadas de la construcci?n de la linea de alta velocidad .?Qu? ha ocurrido por Zamalbide? ?Qu? est? ocurriendo por Zamalbide? ?El t?nel de San Marcos agujerear? el vertedero? Otro tanto veremos por Pontika, Gaztaino, tambien Agustinas, Aragua etc. Y ?cuando nos quieran colocar un pepino nuclear al lado del mar? Matarile rile ron.

Debemos parar todo esto, barrio a barrio en la tarea vecinal. Estamos viendo funcionar la sinraz?n, la raz?n econ?mica es su ?nico argumento y nosotros tenemos un valor que est? por descubrirse. Escucha el ruido, contempla el desastre.

Son muchas las conciencias condenadas a vivir en bosques de gr?as, cemento, asfalto, coches. Son muchas las conciencias ahogadas en pantanos. Son muchas las conciencias muertas por la contaminaci?n. Tambi?n son muchas las conciencias y cada vez mas, las que deciden retomar lo com?n ante el aislamiento de una vida organizada solo para la producci?n? extenuante.

Vecina de Orereta