Argumento de una novela: Un periodista ochent?n verifica,
entristecido, que su potencia sexual ya no es la que era. Cosas de la
edad. Llama entonces a su proxeneta de confianza, aquel que le proporciona – a ?l y a media ciudad – los mejores Chaperos,???????????????????????

??????????????????????????????????? ?sexismo.jpg(LEER MAS….)

?

?y le pide que le busque un jovencito al que nadie haya tocado. El proxeneta le?llama unos d?as despu?s: ha localizado a un magreb? de barriada obrera, de catorce a?os, virgen con garant?a, cuya familia est? de acuerdo en vender los favores del chaval porque el padre est? en paro
desde tiempo inmemorial.

La noche acordada, el proxeneta le proporciona una droga al chico para tranquilizarlo y favorecer los avances del anciano pero con tan mala fortuna que el chico, agotado
tras una jornada particularmente dura – pues a pesar de su corta edad ya trabaja ilegalmente en una f?brica – se queda tan profundamente dormido como para hacer imposible su desfloraci?n.
El viejo permanece toda la noche contempl?ndolo,extasiado con su belleza y cuando vuelve a casa el ochent?n lleva tal calent?n encima que,?ante la visi?n de la d?rriere de su secretario, que est? agachado recogiendo unos papeles, no puede contenerse y le viola.
Luego, le arroja unos billetes a modo de compensaci?n.

Si este libro se publicara en Espa?a, el esc?ndalo ser?a may?sculo,del tipo del que le cay? encima a Arthur C Clarke en 1998, cuando The Mirror le acus? de ser un ped?filo. O sin ir m?s lejos, mi amiga Lola Beccaria tuvo que o?r de todo a prop?sito de la publicaci?n de su novela ” Una mujer desnuda”, en la que se narran las relaciones de una prep?ber con un amigo de su padre???????????????????? e.0sexismo.jpg

Pero resulta que cuando sale al mercado un libro con el mismo argumento, el mismo, pero con la sutil diferencia de que el putero es un se?or heterosexual y la ni?a vendida y la criada violada (an?lmente, por cierto) dos mujeres, nos encontramos entonces con “una admirable historia de amor… una estupenda met?fora de la sociedad donde todos caben con suficiencias o exageraciones, una novelita-joya que contiene sabias frases de prosa brillante, desbordante, donde la pasi?n tard?a se ense?orea en el coraz?n del viejo”, en palabras de lacr?tica.????????????????? Toma ya. Bot?n de muestra que describe al aluvi?n de rese?as favorables que se ha desbordado por los suplementos culturales espa?oles, un?nimes en su admiraci?n. S?, me estoy refiriendo a la ?ltima novela de Garc?a M?rquez, al que, como Premio N?bel, se supone
que debemos respeto. Premio N?bel de la Paz fue tambi?n Henry Kissinger, responsable directo del golpe de Estado Militar contra Allende y de toda las dictaduras (incluidas las que falsamente se disfrazan de democracias) que campean hoy en Am?rica Latina.

?Les he convencido con este ejemplo del androcentrismo imperante en la critica literaria? Pues dar? otro: En cada entrevista, cada una, que he hecho de entre las m?s o menos veinticinco a prop?sito de la edici?n francesa de mi libro “Una historia de amor como otra cualquiera” me han hecho la misma pregunta: ?Por qu? sus protagonistas
son mujeres? Estoy por ver que alguien le pregunte a Houllebeq o a Beigbeder la cuesti?n inversa. Y no se lo preguntan porque, pese a que las mujeres seamos mayor?a en el mundo ( 53% de la poblaci?n), a d?a de hoy lo masculino es la norma y lo femenino es la desviaci?n, y por
eso resulta tan extra?o que se escriba sobre mujeres.
Podr?a escribir sobre much?simas escritoras injustamente olvidadas o no reconocidas en su val?a: ?ngela Figueras Aymerich, Mar?a Teresa Le?n, Rosa Chacel… Podr?a hablar de una conversaci?n con la hija de Carmen Laforet en la que ella me confirm? lo que yo ya sospechaba: que
su madre hab?a dejado de escribir incapaz de soportar la presi?n y las cr?ticas (algo parecido me pas? a m?, que me plante? muy en serio abandonar el oficio despu?s de la reacci?n que suscit? mi segunda novela, Beatriz y los cuerpos celestes).

Podr?a escribir de Ana Mar?a Matute, que sufri? los embates de una censura feroz que le impidi? ejercer su escritura en libertad. Podr?ahablar de c?mo El Pa?s, el supuesto diario “progresista espa?ol”,public?, para cerrar el ?ltimo n?mero del siglo veinte de su suplemento cultural, un art?culo titulado ” Los mejores escritores espa?oles del siglo” en el que no se inclu?a a una sola mujer…

Y entre tanto mientras todo el mundo se rasga las vestiduras al hablar de p?ginas de pedofilia en Internet, el N?bel, sus editores y su agente se llenan los bolsillos de plata, y en este pa?s se oculta el triste hecho de que el 75% de los hombres que pegan a sus mujeres abusan tambi?n de sus hijas, y la sociedad bienpensante cierra los
ojos al pasar por la calle de la Cruz, por la Montera, o por la casa de Campo, donde muchas menores de edad se ven obligadas a vender su cuerpo para lucrar a las mafias que las explotan, porque vivimos en un mundo plagado de millones de putas tristes que no lo son porque les da
la gana, sino, precisamente, porque una cultura machista, perpetuada por la literatura, por los textos escolares, por el cine, por la publicidad, por la tradici?n, ha ense?ado y sigue ense?ando a los varones que la explotaci?n y el maltrato a la mujer no solo es un hecho permisible, sino rom?ntico.?????????????????????????????????????????????????????????????????????
Como tambi?n ense?a que la mujer deseable es aquella mujer bella que no habla, que solo nos escucha, y jam?s nos contradice y, por lo tanto, si se pasa la vida dormida, tanto mejor, porque ya se sabe que,desde siempre, a los hombres nos gusta cuando callamos, porque estamos como ausentes y porque calladitas estamos m?s monas, y que el amor,seg?n mucha literatura, no es un intercambio adulto y consensuado en el que cada cual da y recibe, sino una relaci?n de dominaci?n en la que una parte de la pareja se somete totalmente a la otra.

?Luc?a, por favor, es solo ficci?n!, dir?n algunos. Pero cito a
Florence Thomas cuando escribe: “El lenguaje es el fundamento de la reproducci?n del sexismo; es un aparato de construcci?n y de representaci?n de la realidad y por consiguiente de la acci?n sobre ella por medio de elaboraciones simb?licas. A trav?s de ?l internalizamos ideas, im?genes, modelos sociales y concepciones de lo
femenino y de lo masculino, entre otras..” En cristiano: que de lo que se lee, se aprende, y que la ?nica forma de cambiar la sociedad pasa por intentar transformar los modelos de representaci?n que reproducen las estructuras dominantes.

En un pa?s como Colombia, en el que casi 40.000 menores de edad practican (y no libremente) la prostituci?n, seg?n estimaciones m?s que fiables de la DAS y la Interpol, y en el que todas las fuentes coinciden en afirmar que el ingreso de ni?os y ni?as a la prostituci?n es cada d?a mayor y las edades de vinculaci?n cada vez m?s tempranas,?no podr?a haber aprovechado el Premio N?bel la plataforma que le
ofrecen su fama y su prestigio para ayudar a luchar contra semejante lacra en lugar de idealizarla y glorificarla? Y cuando media Espa?a protesta un?nimemente contra los casos de prostituci?n infantil de Barcelona ?no es hipocres?a que nadie, en ninguno de los medios mal llamados suplementos culturales de este pa?s se haya atrevido a alzar el gallo para decir que Garc?a M?rquez puede escribir mejor o peor,pero que lo que ha escrito se llama apolog?a de la explotaci?n infantil y de la violaci?n, y que como tal debe leerse, y nunca como historia de amor?

Me gustar?a que este art?culo se fuera pasando en red a todos los colectivos feministas, o a las listas de correos. En el hecho de que todos los suplementos “culturales” espa?oles han puesto la novela por las nubes. Si admitimos en hip?tesis que s?, que cada cual puede
escribir lo que le d? la gana dado que todo se puede hacer desde la ficci?n -o eso dice la cr?tica- y que lo importa es la belleza de la obra, y que por eso Garc?a M?rquez tiene derecho a escribir sobre lo que a ?l le guste, al menos tengamos en cuenta que lo que no se puede hacer, desde la cr?tica, es llamar “historia de amor” a una relaci?n
de abuso, porque eso SI que es hacer apolog?a, o no advertir que el protagonista de este libro en ning?n momento se cuestiona la legitimidad de comprar los favores sexuales de una menor y de drogarla para que los realice, ni de violar an?lmente a una criada que depende
del violador para su sustento. Combatamos al machismo institucional desde la red, que es lo ?nico que nos queda.

Luc?a Etxebarr?a

Comments are closed.