Enkartelada Donostian

Info de Behatokia, Observatorio Vasco de Derechos Humanos:

Vista la grave situaci?n del preso vasco I?aki de Juana Chaos, en huelga de hambre desde el pasado 7 de agosto, hemos redactado un informe recogiendo varios aspectos relativos a su caso. De Juana se encuentra en prisi?n preventiva a la espera de un juicio que se celebrar? el pr?ximo 27 de octubre, por el que se solicitan 96 a?os de prisi?n. Esta petici?n se basa en dos art?culos de opini?n publicados en el diario Gara y que reproducimos en el Info. Es por ello un grave ataque a la libertad de expresi?n, pero el caso recoge diferentes aspectos que deben denunciarse. El preso vasco deber?a haber sido puesto en libertad el 25 de octubre de 2004 y dando una nueva interpretaci?n a la ley, han vulnerado ese derecho que por ley le corresponder?a y no fue liberado.

En el Info recogemos este aspecto y esta nueva doctrina, que no afecta?nicamente a De Juana Chaos; son ya a doce los presos que contin?an enprisi?n si bien deber?an haber sido puestos en libertad. Con la aplicaci?n de esta nueva doctrina, tememos que esta cantidad ir? en aumento.

I?aki de Juana, la punta del Iceberg

El caso de I?aki de Juana Chaos afecta a varios derechos humanos vulnerados. Es un caso de detenci?n arbitraria por la irregularidad de su prolongaci?n en prisi?n tras haber cumplido condena y tener derecho al acceso a la libertad; es una flagrante violaci?n del derecho a la libertad de expresi?n en la medida en que es acusado por la publicaci?n de dos art?culos de opini?n sin ning?n elemento delictivo en su contenido; es un ejemplo del funcionamiento de la justicia completamente dependiente del inter?s pol?tico y de la excepcionalidad de la actividad jurisdiccional; el tratamiento a que se est? sometiendo a I?aki, en huelga de hambre por decisi?n propia, en cuanto a la alimentaci?n forzosa a que es sometido, es un evidente tratamiento cruel e inhumano. Tal vez, ha d?a de hoy, el m?s sangrante, pero no es el ?nico caso. La situaci?n de I?aki es la punta del iceberg.

El caso de I?aki de Juana, que ha trascendido por la huelga de hambre indefinida que est? realizando no es sino la punta del iceberg de la pol?tica del gobierno espa?ol y franc?s contra el Colectivo de presos y presas pol?ticas vascas.

En aplicaci?n de la pol?tica de dispersi?n se ha producido la vulneraci?n sistem?tica de los derechos b?sicos que les asisten como personas privadas de libertad ?derecho a estar en c?rceles cercanas a sus lugares de origen, derecho a la asistencia m?dica y la salud, derecho a la integridad f?sica, a la defensa jur?dica, a cursar estudios y poder expresarse en su lengua?- pol?tica que tambi?n afecta a los derechos de sus familiares y amigos. Sin ambargo, en los ?ltimos tiempos se han dado una serie de reformas legislativas y se ha variado la pr?ctica jurisdiccional de tal forma que se ha dado una vuelta m?s a la tuerca de la represi?n contra este Colectivo, restringiendo m?s a?n sus derechos. Ahora se ha querido atajar el derecho a la libertad de aquellos presos y presas que en breve habr?an cumplido su condena y que, con la ley en la mano, deber?an ser puestos en libertad.

Antecendentes: La ?doctrina Parot? y el cambio de jurisprudencia.

El C?digo Penal de 1973 en su art?culo 70.2 preve?a el cumplimiento m?ximo de 30 a?os de condena, condena que pod?a verse reducida de obtener beneficios penitenciarios, -por trabajo, cursar estudios, actividades?-. A las personas que estaban sentenciadas a condenas superiores a ese plazo de 30 a?os se les aplicaban las redenciones sobre ese plazo de cumplimiento m?ximo de 30 a?os, descontando a partir de ah?.

En 1995 se modifica el C?digo Penal, suponiendo la desaparici?n de los beneficios penitenciarios, redenciones en base a la apuesta represiva de los partidos pol?ticos mayoritarios en el estado espa?ol que propugnan el cumplimiento ?ntegro de las penas de presas y presos pol?ticos vascos.

Sin embargo, los presos condenados en base al C?digo anterior todav?a se ve?an amparados por las redenciones, hasta que el Tribunal Supremo interpret? recientemente por medio de la sentencia 197/2006 que las redenciones deber?n aplicarse a la totalidad de la condena ?en algunos casos cientos de a?os- y no al l?mite m?ximo de la condena de 30 a?os, por lo que en la pr?ctica resultan inoperantes. Varios presos habr?n de cumplir 10 o 12 a?os m?s hasta completar el l?mite de los 30 ahora impuesto. Esta nueva interpretaci?n que ahora opera con car?cter sistem?tico y retroactivo lleva popularmente el nombre de ?doctrina Parot? en referencia a Unai Parot, el primer preso a qui?n se aplic?.

Reforma sobre el cumplimiento de penas: l?mite de cumplimiento

En julio de 2003 y nuevamente respondiendo, tal y como consta expresamente en la exposici?n de motivos de la Ley Org?nica 7/2003 a la ?demanda social contra el terrorismo?, se ampl?a el l?mite de cumplimiento hasta los 40 a?os de condena, ahora s? especialmente estipulado para aquellas personas que tengan m?s de dos delitos de terrorismo y alguno de ellos supere los 20 a?os.

Con esta nueva ley, los requisitos para la libertad condicional se especializan en los casos de terrorismo solicitando expresamente la repudia de sus acciones y dem?s requisitos, que no se piden por ejemplo en otros casos de especial gravedad o relevancia -art?culos 90, 91 y 93 del C?digo Penal-.

Denegaci?n del derecho a la libertad

As?, esta nueva interpretaci?n del Tribunal Supremo afecta a varios presos y presas que pronto iban a acceder a la libertad.

-Jon Agirre Agiriano, Aramaio? -Araba- 25 a?os en prisi?n, deb?a ser puesto en libertad el 28 de octubre pero le ha sido aumentada la condena hasta el 3 de mayo de 2011

-Kandido Zubikarai Badiola. Ondarroa ?Bizkaia- 17 a?os en prisi?n, deb?a ser puesto en libertad el 27 de octubre pero se ha retrasado en 5 a?os su puesta en libertad.

-Koldo Hermosa Urra, Santurtzi -Bizakaia- t?nia que ser puesto en libertad el 8 de septiembre, pero su pena se ha ampliado hasta el 8 de septiembre de 2017 hasta cumplir los 30 a?os de prisi?n.

-Peio Etxeberria Lete, Soraluze ?Gipuzkoa- el 10 de septiembre deb?a ser puesto en libertad pero se aumenta su condena hasta el cumplimiento m?ximo el 8 de abril de 2019.

-I?aki Gazta?aga Bidaurreta. Arrasate ?Gipuzkoa- tras 18 a?os en prisi?n deb?a ser puesto en libertar en marzo de este a?o, prolong?ndose su pena 12 a?os.?

-Txomin Troiti?o Arranz, Donostia ?Gipuzkoa- deb?a haber sido puesto en libertad el 18 de mayo de este a?o tras 19 a?os de estancia en prisi?n y se le ha impuesto 12 a?os m?s, hasta el 2017.

-Joseba Artola Ibarretxe, Bilbo, Bizkaia, tras 20 a?os de prisi?n se le han adjudicado otros 10 a?os, hasta el 10 de junio de 2016.

-Josu Bollada Alvarez, Ortuella ?Bizkaia- deb?a de estar en libertad el 20 de mayo, habi?ndose aumentado su condena hasta el 19 de septiembre de 2018.

-Antxon Lopez Ruiz, Elorrio ?Bizkaia 12 a?os m?s hasta enero de 2017, tras cumplir 19 a?os de prisi?n.

-Txerra Martinez Garcia,? Basauri ?Bizkaia- tendr?a que haber accedido a la libertad en agosto, tras 15 a?os de prisi?n.

-Unai Parot.Baiona, -Lapurdi- todav?a no ha cumplido su pena.

Por lo tanto, esta din?mica que afecta a varios presos y que adem?s, generar? en el futuro una situaci?n cada vez m?s grave, se puede considerar una verdadera venganza ilegal e ileg?tima contra personas que deb?an de acceder a la libertad, simple y llanamente por una cuesti?n de inter?s pol?tico. La dimensi?n de este tratamiento penitenciario en el propio devenir del proceso pol?tico es impredecible, pero en ning?n caso creemos que mantener a los presos como rehenes pol?ticos pueda favorecerlo en ninguna medida.

I?aki de Juana Chaos en huelga de hambre indefinida por su derecho a la libertad

El preso vasco I?aki de Juana Chaos inici? el pasado d?a 7 de agosto una huelga de hambre ilimitada para exigir el respeto de su derecho a la libertad.

I?aki de Juana deber?a haber tenido acceso a la libertad el 25 de octubre de 2004, tras haber cumplido su condena despu?s de completar 18 a?os en prisi?n. Sin embargo, el Magistrado de la Sala Primera de lo Penal de la Audiencia Nacional, G?mez Berm?dez, emit?a un auto de fecha de 22 de octubre por el que pretend?a impugnar las redenciones de las que se hab?a beneficiado I?aki para evitar su excarcelaci?n.

Ante la imposibilidad de mantener esta justificaci?n el Juez dict? prisi?n preventiva contra ?l por un presunto delito de pertenencia a banda armada y amenazas terroristas. Los? hechos por los que se hace semejante petici?n eran dos art?culos de opini?n que envi? el preso al peri?dico Gara. Ser?a imposible encontrar en dichos art?culos base racional suficiente sobre la que sustentar semejantes acusaciones. Precisamente, el 14 de junio de 2006 se hizo p?blica la sentencia por la que el juez de la Audiencia Nacional espa?ola Santiago Pedraz desestimaba la acusaci?n al considerar que en los art?culos el preso mostraba su apoyo al Movimiento de Liberaci?n nacional Vasco -MLNV- lo cual “no es equiparable a ETA”. A?ad?a que “tal movimiento no est? calificado como organizaci?n terrorista” por lo que consideraba no probada la existencia de un delito de amenazas. En ese momento se desencadena una campa?a medi?tica contra la decisi?n del juez. El titular del Ministerio de Justicia, Juan Fernando L?pez Aguilar declar? ?construiremos nuevas imputaciones para evitar que sean excarcelados!?. El fiscal general del Estado, C?ndido Conde-Pumpido, asegur? que “continuaremos oponi?ndonos a su excarcelaci?n en la medida que sea legalmente posible” tras lo que recurri? la decisi?n. Esta atm?sfera impulsa a la Secci?n Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional a rectificar la decisi?n del juez? Pedraz considerando que De Juana hizo “alarde y exaltaci?n” de su pertenencia a ETA en los art?culos publicados, cuyo contenido, seg?n recoge el auto, “revela claramente una posible amenaza terrorista” por lo que se le hace una nueva petici?n de 96 a?os de c?rcel.

Los ?ltimos tiempos hemos asistido a una brutal iniciativa amparada por el gobierno espa?ol y el tribunal excepcional antiterrorista Audiencia Nacional para, salt?ndose todos los principios b?sicos de legalidad, evitar el acceso a la libertad de presos pol?ticos que tendr?an acceso a ella de forma inmediata. El estado espa?ol considera por razones de venganza pol?tica que I?aki, as? como otros presos pol?ticos en similar situaci?n, no ha cumplido su pena. As?, el Ejecutivo de Zapatero pretende impulsar esta situaci?n de ‘cadena perpetua’ de facto contra el colectivo de presos y presas pol?ticas vascas vulnerando el derecho universal a la libertad de quienes han cumplido ?ntegramente sus condenas. M?s a?n, en este delicado momento pol?tico en el que se abren posibilidades para una soluci?n del conflicto que ha enfrentado durante a?os al pueblo vasco con el Estado espa?ol el ejecutivo instrumentaliza a los presos y presas, dificultando una soluci?n democr?tica al conflicto pol?tico.

En estas circunstancias I?aki entiende que no le queda otra salida que emprender una huelga de hambre indefinida, aunque le vaya la vida en ello.

La huelga de hambre y la alimentaci?n forzosa

I?aki de Juana fue hospitalizado el 19 de septiembre por su precario estado de salud en su d?a 43 de huelga de hambre. La Audiencia Nacional acord? que se proceda a la alimentaci?n del preso pol?tico ?sin empleo en lo posible de fuerza f?sica alguna y, en todo caso, sin vulneraci?n de su dignidad como ser humano? en el caso de que el ayuno ponga en peligro su vida o le produzca ?da?os irreparables? en su integridad f?sica.

M?dicos del Hospital Punta Europa de Algeciras, en cumplimiento de un auto de la Audiencia Nacional espa?ola, comenzaron a alimentarlo en contra de su voluntad. Seg?n indic? Instituciones Penitenciarias, el tratamiento se ha puesto en marcha ante un posible ?riesgo de infarto?. Agentes policiales le ataron los brazos y las piernas ante su negativa a que los m?dicos le suministraran potasio a trav?s del suero intravenoso. Lo mantuvieron atado 24 horas hasta que el propio De Juana pidi? que lo desataran. En la visita que tuvo el s?bado con sus familiares, el preso les relat? c?mo el mi?rcoles de la pasada semana agentes policiales le ataron los brazos y las piernas ante su negativa a que al suero intravenoso le a?adieran cierta cantidad de potasio. En palabras del propio I?aki, su cuerpo ?jam?s ha sufrido una violencia semejante?. Cuando ya llevaba 24 horas en ese estado, estaba en una situaci?n en la que realmente no pod?a m?s y pidi? que lo desataran, diciendo que no actuar?a en contra de la labor de los m?dicos.

Esto abri? un debate sobre la legitimidad de la intermediaci?n del estado en este tipo de protesta. La Declaraci?n de Malta de la Asociaci?n M?dica Mundial de noviembre de 1991 prev? literalmente: ?Los m?dicos u otro personal m?dico no pueden ejercer presi?n indebida, de ning?n tipo, sobre la persona en huelga de hambre, a fin de que suspenda la huelga. El tratamiento o la atenci?n a la persona en huelga de hambre no debe estar condicionada a la suspensi?n de su huelga de hambre?? La relatora de la ONU en un comunicado emitido el 9/02/2006 califica de tortura las t?cnicas de alimentaci?n forzosa. Reafirmar simplemente el derecho que asiste al preso vasco a llevar a cabo esta lucha sin la intervenci?n del Estado -menos a?n de forma violenta- siendo su voluntad continuar con ella. Esta huelga es, en su parecer, el ?ltimo recurso que le queda para protestar por la injusticia a la que esta siendo sometido. Anexo 1

Art?culos redactados por I?aki de Juana y por los que es acusado de ?amenazas terroristas? y ?pertenencia a banda armada?, elevando la petici?n a 96 a?os de prisi?n.

El Escudo

Publicado en GARA 1-12-2004

Veo la televisi?n. Escucho la radio. Leo peri?dicos y revistas y el bombardeo es intenso y permanente. El enemigo est? crecido. Detenciones en Iparralde y Hegoalde. Redadas en los estados franc?s y espa?ol. Informaciones venenosas que pretenden inocular el virus de la desconfianza.

El Lobo, un simple chivato al que la txakurrada vaci? antes de tirarlo al estercolero de lo inservible (como a todos los chivatillos) es recuperado ahora y elevado a la categor?a de h?roe de la infiltraci?n y de los servicios secretos; a protagonista de pel?culas y reportajes donde exhibe bravuconadas novelescas a golpe de gui?n y talonario.

Maniobras de des?nimo. Filtraciones de correspondencia y conversaciones, totales o parciales, pero en todo caso interesadas y ma- nipuladas, aun reconociendo que no debemos facilitarles el trabajo.

Dispersi?n penitenciaria: carcelaria e intracarcelaria. Malos tratos, torturas renovadas en el tiempo pero permanentes en las formas y tan antiguas como lo es la represi?n pol?tica. Agresiones. Sufrimiento para nuestros familiares y amigos. Compa?eros enfermos a los que se chantajea con la gravedad de la situaci?n.

S?, la ofensiva es fuerte, en todos los frentes e innegable. ?Quiz?s el enemigo est? aventurando que nos puede dar la puntilla? ?Que puede acabar con el MLNV? ?Que va a conseguir doblegar a un pueblo o, al menos, silenciar sus pasos haci?ndole pisar exclusivamente moqueta?

No necesito ser adivino para poder chillar con toda fuerza y convicci?n, en una expresi?n pol?ticamente incorrecta: ?La ten?is clara! Iros a la mierda con todo lo anterior porque no vais a ganar. ?O es que todav?a no os hab?is dado cuenta de que tenemos un escudo invulnerable que no es otro que la raz?n?

Como todo poder totalitario, fascista o neofascista, el actual Gobierno del PSOE, como el predecesor y anteriores, se ve en la necesidad de reescribir permanentemente la historia; de manipular y mentir creando buenos y malos a conveniencia, superando con mucho los l?mites de la conocida ficci?n orwelliana. Y ello como estrategia de guerra con el ?nico y declarado objetivo de nuestra asimilaci?n, del logro de la renuncia a nuestros principios, valores y derechos, y nuestra integraci?n en su sistema.

Jueces prevaricadores, pol?ticos corruptos, profesionales de la tortura, carceleros sin escr?pulos; sois aburridos, cansinos y previsibles. No merec?is ning?n respeto ni consideraci?n, ni siquiera el m?nimo como para cuidar el tono de esta carta.

Pero esto merece una explicaci?n. ?Totalitario el talante de Zapatero? ?Fascistas esos ojitos azules y esa sonrisa angelical? ?El mismo que ha sacado a los soldados de Irak? ?El que va a modificar las leyes del aborto, divorcio y otras tantas para contentar a una ?izquierda domesticada?? Pues s?, totalitarismo sin ninguna duda, porque tomando como prioridad preferente a Euskal Herria, como no pod?a ser de otra forma para los vascos, quien promulga leyes de excepci?n, quien crea o mantiene tribunales especiales, quien ampara la tortura, persigue y reprime los derechos de asociaci?n, de expresi?n, de prensa; quien proh?be la participaci?n pol?tica y electoral. Y quien todo lo hace para silenciar a una naci?n y negarle el derecho de autodeterminaci?n, es un fascista de manual y dej?monos de florituras de lenguaje.

T?cnicamente, el 25 de octubre de 2004 termin? de cumplir la condena intramuros impuesta por su sistema jur?dico y penitenciario con el C?digo Penal de 1973, c?digo franquista incomparablemente m?s ?blando? que el actual de sus herederos. A partir de aquella fecha no he salido de prisi?n, oficialmente porque el juez G?mez Berm?dez ?otra estrella mete?rica labrada sobre sufrimiento vasco? tiene ?dudas? sobre la condena cumplida. Y una vez m?s no deja de asombrarme ?y ojal? no pierda nunca esta capacidad? el desprecio que de sus propias leyes tienen sus servidores. Que las rechacemos nosotros que las combatimos es natural, pero que las desprecien quienes comen de ellas es un indicador m?s de cu?l es su funci?n.

Sin embargo, no se pueden ni se deben utilizar en mi caso los t?rminos ilegalidad, secuestro… Y no me gusta que lo hagan en mi defensa, porque de forma ilegal y secuestrados por un sistema autoritario, en la c?rcel y algunos desde hace bastante m?s tiempo que yo, estamos 700 compa?eros y compa?eras, y extramuros lo est? toda la parte de la sociedad que no se conforma. Al fin y al cabo, hay centenares de miles de vascos y vascas que hoy est?n en un cuarto grado penitenciario, a la espera de que cualquier noche unos uniformados aporreen su puerta y les notifiquen la represi?n por mal comportamiento.

Mucho m?s claro ha sido el ministro L?pez Aguilar. A De Juana no se le puede excarcelar de ninguna manera y no hay m?s que hablar. ?Motivo? No da signos de resocializaci?n. Sin embargo, afortunadamente, de resocializaci?n no da signos ni De Juana ni una inmensa mayor?a de los 700 presos y presas, ni una gran parte de la sociedad vasca.

Porque resocializar en el sentido utilizado por el enemigo implica la derrota y la aceptaci?n de los contravalores que de tan magn?fica manera representan todos los L?pez Aguilar, Zapatero y G?mez Berm?dez. Pero deber?an hacerse una pregunta: si 700 compa?eras y compa?eros con miles de a?os de c?rcel cumplidos y por cumplir en nuestras espaldas no damos signos de ?resocializaci?n?, ?no ser? que algo les falla en el ?tratamiento penitenciario?? Lo que les falla es que tenemos el escudo de la raz?n. Y que nada es insuperable, ni en lo personal ni en lo pol?tico, salvo la interiorizaci?n del fracaso.

En todos los procesos hay altas y bajas. Las apariencias tambi?n enga?an. Pol?ticamente, el ruido no significa fortaleza ni el silencio debilidad. Vamos a ganar. Leamos historia de otros procesos triunfantes, no de los perdedores. Comparemos la aceptaci?n de nuestro discurso pol?tico por parte de la sociedad vasca, ahora y hace 25 a?os. Y lo dem?s es f?cil: trabajo, sacrificio, aprender de los errores y no meternos palos en la rueda de nuestra propia bicicleta.

Hace a?os le escuch? a un muy apreciado compa?ero chillar con fuerza ?Sacad vuestras sucias manos de Euskal Herria?. S?, sacadlas, porque otro camino s?lo implica m?s sufrimiento. O el futuro terminar? demostrando, sin duda, que os quedasteis sin ellas.

?Gallizo

Publicado en GARA 30-12-2004

El pasado 14 de diciembre, la se?ora Margarita Uria se dirigi? al presidente del Gobierno en el transcurso de la Comisi?n de Investigaci?n del 11-M, para preguntarle, entre otras, sobre determinadas cuestiones penitenciarias. Tras un preliminar de sonrojantes alabanzas hacia la se?ora Mercedes Gallizo, la comisionada interrog? al se?or Rodr?guez Zapatero, exclusivamente, sobre la filtraci?n de unas im?genes y de una carta a los medios de comunicaci?n.

La se?ora Margarita Uria no pregunt? sobre la tortura y malos tratos. Tampoco sobre la muerte y la enfermedad de los presos. No tuvo inter?s en el aislamiento y la incomunicaci?n. Ni en los accidentes; Y mucho menos pregunt? por la dispersi?n, quiz?s porque le podr?an haber respondido que ?sta tuvo su principal valedor en el partido pol?tico de la propia comisionada. Un PNV legitimador de la represi?n y de la m?s cruel pol?tica penitenciaria, no s?lo en cuanto a su dise?o te?rico y cobertura en la puesta en pr?ctica, sino como protagonista con sus propios asesores en la Direcci?n General de IIPP.

Ni la se?ora Margarita Uria ni ninguno de los parlamentarios y parlamentarias que enarbolan los derechos humanos como bandera de combate tuvo la remota ocurrencia de interesarse por las vejaciones y agresiones sexuales sufridas por algunas de las detenidas en las ?ltimas redadas policiales. Sobre esto no tiene inter?s la se?ora Uria, no ya como parlamentaria, sino ni siquiera como mujer. Y no se lo pregunta porque sabe que el ser detenido/a como presunto etarra en una operaci?n represiva con la consiguiente cobertura medi?tica es suficiente motivo para no tener ning?n derecho, incluido el de no ser torturado. Dec?a la hipocres?a de arraigo: Quien roba a un ladr?n tiene cien a?os de perd?n?. Dicen los nuevos referentes de la ciudadan?a: violentar al agredido no es doble violencia, es justicia y silencio?. Pero esto lo sabemos todos, incluida la comisionada, que alaba a la se?ora Gallizo.

Y entre tanta alabanza de personas de bien (no como yo que soy vasco y rojo, adem?s de varios istas), reflexion? si estaba equivocado. ?S? positivo, I?aki!, me dije. Imagin? que los muros de hormig?n eran de chocolate. Que de cabello de ?ngel estaba hecho el acero. Que los tres presos muertos la pasada madrugada en las c?rceles de Langraitz y Zuera eran mu?ecos de mazap?n. Pero, es curioso, no consegu? imaginarme a la se?ora Gallizo siendo otra cosa que lo que es, como lo eran sus predecesores.

Cuando el PSOE gan? las ?ltimas elecciones generales se levantaron ciertas expectativas entre quienes son dados a cre?rselas, ya sea por ingenuidad o por necesidad. Ilusiones que en pol?tica generalmente el tiempo las demuestra falsas. Lo mismo ocurri? con el nombramiento de la se?ora Gallizo como directora general de IIPP. Aunque en un principio los numerosos relevos en las direcciones de las c?rceles pudieron tomarse como preludio de cambios m?s significativos, el conocer la relaci?n nominal de los nombramientos me reafirm? en la convicci?n de que el ?nico horizonte de justicia en las prisiones es la demolici?n de sus muros. Esperanza ?sta que por ut?pica que parezca es mucho m?s realista, sin carga de hipocres?a, que pretender o esperar que el hormig?n y el hierro encierren derechos humanos en lugar de violencia y sufrimiento.

En esta prisi?n de Algeciras, la se?ora Gallizo destituy? al director Miguel ?ngel Rodr?guez, alias el Tragasables. Profesional culto que reaccionaba inmediatamente al escuchar el nombre de un preso pol?tico vasco. Y fluidamente hilaba un discurso elaborado: Las resoluciones judiciales de los etarras me las paso por el forro de los cojones?. Todo un viejo conocido del colectivo de presos pol?ticos vascos que no ha sido destituido por acumular monta?as de denuncias e irregularidades. Ni siquiera lo ha sido por una peque?ez como la de, presuntamente, meter la mano en el caj?n del dinero en el C.P. de Puerto II y por lo que fue expedientado. Ha sido destituido por no ser del mismo partido pol?tico que la se?ora Gallizo. ?Hasta ah? pod?amos llegar!

Pongo la televisi?n. Informan sobre el festival de cine de Huelva. Junto al actor Imanol Arias, haci?ndole los honores, casi babeando alrededor suyo, me parece reconocer un rostro de desagradables recuerdos. Tiene el pelo blanco y la apariencia muy envejecida, aunque no ser? por la conciencia que le perturba. En todo caso ser? por el castigo de los excesos. Siento el consuelo tonto de comprobar que, en esta ocasi?n, el torturador tiene peor apariencia que los torturados. No hay duda. Esa cara la tenemos marcada en nuestra memoria a golpes de malos tratos y hambre. Es Francisco Sanz. Subdirector de la prisi?n de M?laga. Director del Salto del Negro, de Puerto II, del C.P. de Huelva en la actualidad, donde ha organizado que algunos presos otorguen un premio cinematogr?fico dentro del festival. Por esto babea alrededor de Imanol Arias y lo primero que me viene a la mente ante la imagen es preguntarse si el actor habr? notado el surco de la porra y la humedad de la sangre al darle la mano. En el C.P. de Huelva no parece que haya habido cambio de director.

La lista de los nuevos nombramientos es larga, hasta 21 nombres y 10 m?s por cambio de destino. Algunos apellidos me hacen rebuscar en la memoria. Era el a?o 1977, creo, porque el ?nico archivo con el que cuento, mi cerebro, tampoco es un disco duro. En todo caso, eran los a?os posteriores a la muerte del general Franco, cuando la sociedad desbordaba ilusi?n y los partidos pol?ticos conspiraban para destruirla. Caminaba por Madrid un d?a de aquellos muchos de manifestaci?n en demanda de amnist?a y libertad. Dej? atr?s la Gran V?a. Sub? por la calle de los Libreros y, a la altura del desaparecido hotel Darde, me top? con un grupo de j?venes como yo, que bajaban corriendo y chillando han disparado?. Con m?s curiosidad que precauci?n, continu? hasta el final de la calle. Torc? a la derecha tomando la de La Estrella y, algunos metros m?s all?, estaba un joven tendido en el suelo, muerto en un charco de sangre. Aquello se llen? de grises y parece que quienes hab?an disparado eran argentinos de la Triple A. ?Qu? m?s da! Una de aquellas siglas que escond?a todas lo mismo, y que reaparecen cuando es necesario.

El joven muerto se llamaba Arturo Ruiz y ten?a un hermano que empez? siendo de izquierdas y termin? siendo del PSOE y haci?ndose carcelero. Funcionario de prisiones de confianza, tanto, que prestaba su despacho de madrugada en la prisi?n de Almer?a para que se celebrasen conversaciones secretas entre enviados del Gobierno y representantes de una organizaci?n revolucionaria armada que NO es ETA. De esas negociaciones que nunca existen, y si existen se niegan. Arturo Ruiz muri? un d?a de lucha por la amnist?a y la libertad y su hermano vive para cercenarla. Y vive bien como nuevo director del C.P. de Sevilla II.

Jes?s Eladio del Rey Reguillo, alias el Tirillas, nombrado nuevo director del C.P. de Valdemoro. Y lo primero que me viene a la cabeza es el mot?n del m?dulo I de Herrera de la Mancha en el a?o 1988 en el que de poco m?s de 40 presos pol?ticos vascos la mitad pasamos por la enfermer?a y cinco compa?eros acabaron con roturas de huesos en el hospital. Una imagen esperp?ntica aquella del Tirillas con un cuchillo de monte en la mano al frente de un nutrido grupo de carceleros y guardias civiles, recorriendo las galer?as del m?dulo de celda en celda e indicando qui?n deb?a recibir sesi?n de palos simple o doble.

Manuel Mart?nez cano, alias el Morritos, nombrado nuevo director del C.P. de Ja?n. Provocador y detonante del anterior mot?n referido y cuyo ?nico recuerdo agradable que puede haber dejado en alg?n preso es el que se le viera totalmente acobardado y rociado de polvo blanco a golpe de extintor de un compa?ero en aquel mismo mot?n.

Antonio Diego Mart?n, nombrado director del C.P. de Puerto II y procesado por torturas y rigor innecesario en la prisi?n de Sevilla II. Juzgado junto al ex director general de IIPP, Antonio Asunci?n, nunca fue apartado de su trabajo represivo, ejerci?ndolo hasta ahora en la prisi?n de Melilla. Los presos engrilletados durante semanas a los catres. Las sesiones de tortura, desnudos y rociados de agua, los lamentos y chillidos, nunca merecieron un solo d?a de cese en su cargo. Al contrario, merecen un ascenso al llegar la se?ora Gallizo.

Para qu? continuar con el listado. Me he convencido. La nueva pol?tica penitenciaria del nuevo Gobierno del se?or Rodr?guez Zapatero consiste en recuperar o promocionar a los personajes de m?s triste recuerdo para los presos en general y para el Colectivo de presos pol?ticos vascos en particular. O en mantener en su cargo a quienes ya cumplen aquellos requisitos.

Las expectativas se han cumplido. O a lo mejor me equivoco y los torturadores son capaces de luchar contra la tortura. Experiencia no les falta. Y entonces, incluso yo ser?a capaz de imaginarme a la se?ora Gallizo de otra manera de la que es. –

M?s info: www.behatokia.info

Euskal Herriko Giza Eskubideen Behatokia

Observatorio Vasco de Derechos Humanos?

Comments are closed.